Por: Mateo Hernández

La región de la cuenca del río Claro se caracteriza por albergar una gran diversidad de especies animales, muchas de ellas endémicas del Magdalena Medio. Es decir, son exclusivas de la zona. Estimamos que en la Reserva es posible encontrar alrededor de 100 especies de mamíferos, 350 de aves, 70 de reptiles, 45 de anfibios, 50 de peces, además de abundantes especies de insectos e invertebrados.

El área de la Reserva y sus alrededores alberga una sumatoria muy importante de especies amenazadas, o que se encuentran en vía de extensión por causa de la deforestación de sus hábitats. Entre ellas se encuentran varias endémicas, como el Mico Tití (Saguinus leucopus), las aves Paujil (Crax alberti), Torito (Capito hypoleucus) y atrapamoscas (Phylloscartes lanyoni), y las especies de peces Bocachico (Prochilodus magdalenae) y Pataló (Ichthyoelephas longirostris). Durante el siglo XX, a causa de la cacería indiscriminada, se extinguieron en la región varios mamíferos de gran tamaño como el jaguar (Panthera onca) y la danta (Tapirus terrestris colombianus).

OBSERVACIÓN DE MAMÍFEROS

Sin duda los mamíferos nos llaman mucho la atención. A menudo cuando alguien pregunta “¿qué animales hay aquí?” está pensando en mamíferos. Sin embargo, observarlos puede ser algo complicado: la mayoría son nocturnos y sigilosos, y huyen de los humanos, que los hemos cazado sin discriminación.

En la Reserva es posible observar a algunos mamíferos durante el día, como ardillas, monos y, ocasionalmente, una nutria en el río. Pero si quiere una experiencia mayor tendrá que salir en la noche. Aunque además de una linterna también deberá contar con mucha suerte; muchas salidas para ver mamíferos resultan infructuosas.

Por fortuna existen otras maneras de registrar las especies que se encuentran en un lugar: se trata de ubicar las huellas que dejan, que pueden ser restos de comida, excrementos, arañazos en los árboles o pisadas en el suelo. En la Reserva nos concentramos en las pisadas, que son fáciles de encontrar.

RASTREO DE HUELLAS

Los sitios mas adecuados para rastrear huellas son las orillas de las corrientes de agua, sobre suelos arenosos o fangosos. Los animales se acercan al agua para beber y dejan sus huellas impresas en la arena. Con un poco de experiencia, no solo es posible encontrar estos rastros, sino inferir características del animal como edad, sexo, y qué actividad estaba haciendo.

Entre las huellas que más encontramos en la Reserva están:

-Fara (Didelphis marsupialis)
-Tigrillo (Leopardus pardalis)
-Guagua (Agouti paca)
-Ñeque (Dasyprocta punctata)
-Rata espinosa (Proechimys sp)